jueves, agosto 23, 2007

LAS TRABAJADORAS DOMESTICAS EN MÉXICO

María Teresa Gordillo Espinosa


Entre el fregadero, el sacudidor, la escoba, y el trapeador, pasó desapercibido el Día Internacional del Trabajo Doméstico (22 de julio). En 1983 durante el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, celebrado en Lima, Perú, se acordó establecer esa fecha para festejar a quienes lo desempeñan en todo el mundo, es decir a miles de millones de mujeres.

¿Qué es el trabajo doméstico?
Nada menos que el imprescindible conjunto de actividades que se realizan de forma gratuita por millones de mujeres y muy pocos hombres para procurar el bienestar de los miembros de una familia, y por extensión a la sociedad en general.

La definición de la Ley Federal del Trabajo dice que, “los trabajadores domésticos son quienes prestan los servicios de aseo, asistencia y demás propios o inherentes al hogar de una persona o familia”.

En la vida cotidiana este quehacer es esencialmente una tarea de la mujer, en la casa se desempeña el trabajo doméstico que es muy complejo por su diversidad de actividades, muchas veces se ignora el grado de esfuerzo que se realiza por no ser un trabajo reconocido y formal. Pero no es más que en la ausencia de este cuando los miembros de la familia se dan cuenta de la necesidad de esta actividad manual e “invisible”.

El trabajo doméstico es imprescindible en la marcha de la sociedad para cubrir las necesidades dentro del hogar, existen diversas tareas domésticas para evitar el desorden y la mugre, las labores son sistemáticas y únicas, por tal motivo se contratan personas que realicen estas funciones cuando no puede ser realizadas por los miembros de la familia.

Algunas de estas actividades son: cocinar, lavar, planchar, el cuidado de la ropa, cuidar la educación de los hijos, la atención de los ancianos y de los enfermos miembros del núcleo familiar, administrar el hogar, cuidado de los animales domésticos y del jardín; estas son algunas de las actividades que implica el trabajo doméstico que no se limita a la realización de labores de limpieza y orden, sino a ”un hacer de todo al mismo tiempo” por que, es uno de los ejes más importantes para mantener el equilibrio entre los integrantes de la familia y la sociedad, a pesar de su importancia, este trabajo es subestimado y aún no es valorizado.

“ De acuerdo con el documento base de la Campaña “por la valoración del trabajo doméstico”, que se llevó acabo en 2002 por una red de organizaciones civiles, esto se debe a dos razones fundamentales: La primera, esta relacionada con la creencia de que todo lo que tienen que ver con el buen funcionamiento del hogar es de naturaleza femenina. La segunda, porque el trabajo doméstico esta catalogado como un conjunto de actividades socialmente no productivas, es decir, son labores no remuneradas pues a cambio no se obtiene dinero ”[1]



EL SERVICIO DOMÉSTICO


Las trabajadoras domésticos son quienes prestan sus servicios de aseo, asistencia y demás propios o inherentes al hogar de una persona o familia. La llegada de una empleada doméstica se tramita casi siempre por la recomendación de un amigo o familiar, que sea honrada y trabajadora, la contratación se dará de acuerdo a la previa negociación entre la empleada y el patrón, de palabra y buena fe. Pero en realidad sin un documento que les garantice estabilidad laboral.

En los 13 artículos que la ley Federal del Trabajo dedica a las empleadas domésticas no les garantiza la salud, alimentación ni derechos laborales. Las mayoría de las veces , sin seguridad social, sin sistema de ahorro para el retiro, sin posibilidades de jubilación, sin oportunidad de incapacitarse por enfermedad, sin la certeza de unas vacaciones pagadas, sin pago doble por días festivos, sin crédito para vivienda. y mucho menos una protección legal.

Las personas que se dedican al trabajo doméstico son el patito feo de la sociedad mexicana, y siempre están expuestas a la discriminación y al racismo social, de tal manera que son llamadas de manera despectiva criadas, sirvientas, gatas, chachas, y micifusas, todos estos calificativos en lugar de “empleadas domésticas”.

A estas personas, en algunos hogares, las prefieren sin atributos físicos, no pueden comer lo mismo, ni en las misma vajilla que los patrones, no salen en los días festivos y están obligados a hacer todo lo que el patrón desee, más de lo que habían convenido a cambio del mismo pago. Si se embarazan no tiene derecho a ningún tipo de incapacidad y son despedida.

Existen dos modalidades para la ocupación de estas personas como son: “De entrada por salida y de planta”.

El trabajo de entrada por salida. Este, puede ser bien pagado pero las mujeres tienen que emplearse en varias casas, no tienen derecho a comida y tampoco les pagan el gasto del transporte, Esta situación es de las lavanderas, planchadoras y limpieza por día, una de estas trabajadoras puede recibir desde $ 150 hasta 250 pesos diarios, pero realizan trabajos a destajo o por unidad de tiempo.

El trabajo de planta. En el trabajo de planta se vive en casa del patrón, cuenta con habitación, alimentación, papel de baño, jabón para su ropa, para su baño, luz, teléfono, y televisión, puede tener vacaciones pagadas y hasta se les paga aguinaldo. Pero están sometidas a un control absoluto del patrón, con frecuencia son victimas de maltrato físico, psicológico, y en algunas ocasiones sexual, no tienen un horario establecido ni disfrutan de tiempo libre, “no tienen libertad”. El costo de la atención médica recae sobre ellas mismas y, en caso de accidente, sus empleadores no asumen ningún tipo de responsabilidad, pueden ser despedidas ha capricho de los patrones, son sometidas a todo tipo de abusos, y a una situación de discriminación social y racial.

Una persona que trabaja de planta recibe una remuneración de entre $ 3000 a $ 6000 pesos mensuales aproximadamente.

Gran parte de las trabajadoras domésticas son migrantes internas , generalmente proceden de familias rurales, pobres y muy numerosas, además que tienen limitaciones en el manejo del español y esto les hace más vulnerables a la sociedad.

Al realizar esta descripción es claro que el trabajo doméstico es un trabajo digno como cualquier otro, que hay que sensibilizar y tomar en consideración que quienes trabajan en casa son personas con los mismos derechos y necesidades como todo ser humano. Por lo tanto, se debe de quitar ese modelo que existe de exclusión y explotación, así como reconocer el aporte que desde el interior de los hogares hacen las trabajadoras domésticas a la sociedad, así como también, promover la valorización del trabajo doméstico dentro de la sociedad y de la economía mexicana, aunque esta está considerada como una actividad socialmente no productiva dentro de nuestra economía nacional por no ser un trabajo productivo y no crear un valor ni producir una plusvalía.

En México, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en el 2005 la población ocupada que desempeña actividades y servicios en los hogares asciende a un millón 783 mil 722 personas, de las que un millón 630 mil 185 son mujeres con una edad promedio de 38 años, una de cada cuatro son jefas de familia, el promedio escolar es la primaria y un 11 por ciento del total es analfabeta.

También de acuerdo con la información de INEGI, el 12 por ciento del total de mujeres en México se emplean en trabajos domésticos, en el Distrito Federal habitan cerca de 160 mil empleadas domésticas a quienes no se les reconoce el papel fundamental que tienen en la actividad económica.

[1] Fuente: Ruiz Miriam, Información producida por CIMAC, Comunicación e Información de la mujer; julio 2004; México, D. F.

12 comentarios:

  1. Que tal Maria Teresa.

    Soy un empresario jóven de México y estoy haciendo una investigación sobre la posiblidad de organizar a la fuerza laboral de las trabajadoras domésticas. El primer paso para la investigación es tener una entrevista con los expertos en el tema. Me gustaria que platicaramos.

    Gracias de antemano,

    Jorge Arredondo

    ResponderEliminar
  2. Que tal Maria Teresa.

    Soy un empresario jóven de México y estoy haciendo una investigación sobre la posiblidad de organizar a la fuerza laboral de las trabajadoras domésticas. El primer paso para la investigación es tener una entrevista con los expertos en el tema. Me gustaria que platicaramos.

    Gracias de antemano,

    Jorge Arredondo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:19 p. m.

    soy empleada domestica,trabajo en Mty. N.L.
    Tengo 23 años y 5 años de laborar con la misma familia. no cuento con seguro social ni con aguinaldo ni vacaciones pagadas, no descanso en dias festivos y tengo solo una semana de vacaciones al año y los domingos de descanso, estoy laborando de planta. me tratan muy bien, pero de lo ke si me quejo es del abuso de horario en ke los patrones nos quieren tener y del seguro o del imss e infonavit que no nos otorgan y que si pueden hacerlo. me da gusto que haya personas interesadas en éste tema. ojalá y yauden a mejorar las condiciones de las chicas que laboramos como empleadas domesticas.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:33 p. m.

    hola soy empleada domestica e laborado durante casi 4 años mi trabajo es cuidar a 4 niños uno de ellos con un problema motriz en los ultimos meses el trabajo a hido en aumento y me quiero salir puedo pedir alguna indemnizacion o a que tengo derecho?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo11:10 a. m.

      Salte y pide la liquidacion de todo tu tiempo de trabajo es un derecho que tienes y si no te lo dan busca ayuda de la ley

      Eliminar
  5. Anónimo7:45 p. m.

    HOLA
    QUE TAL ME GUSTARIA RECIBIR AYUDA MI MAMA TRABAJO DURANTE 28 AÑOS EN UNA CASA LA PERSONA A LA CUIDABA ACABA DE FALLECER Y QUIERO RECIBIR AYUDA PARA SABER SI MERECE RECIBIR INDEMNIZACION POR FAVOR SI ME PUDIRAN AYUDAR
    ATTE:
    ANDRES MI CORREO ELECTRONICO SELENAYANDRES@HOTMAIL.COM
    POR FAVOR AYUDENME

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo11:12 a. m.

      Claro que tiene derecho por todos ese tiempo ellos tienen que liquidar a tu mama es un derecho

      Eliminar
  6. Anónimo11:53 a. m.

    MI ABUELITA FUE CHACHA DE LOS 12 a los 23 AÑOS en MTY NL :ACTUALMENTE ES AMA DE CASA Y TIENE 80 AÑOS

    ResponderEliminar
  7. Anónimo7:48 p. m.

    Mi mamá tiene 40 años trabajando en una casa pero ahora ya no la tratan muy bien y pensamos que es por su edad y qeremos saber a que tiene derecho si decidiera ya no trabajar. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo7:14 a. m.

    yo soy empleada domestica y llevo 16 años trabajan do en la misma casa tambien me gustaria que existiera una ley que nos proteja y nos brinde derechos laborales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo11:18 a. m.

      Uy la es sucks tanto tiempo perdido resibiendo humillaciones de esos hijueputas hubiese sido mejor que mientras trabajabas vieras estudiado algo por que 16 anios perdidos quemados tirados al viento es tenaz realmente algunas personas se resignan a eso sabiendo que esa gente jamas va respetar ni valorar ese tipo de trabajo como un trabajo digno y normal

      Eliminar
  9. Anónimo5:25 p. m.

    Hola soy empleada doméstica y me gustaría saber cuales son mis derechos tengo casi 20 años en la misma casa y me quiero salir pero temo que no me quieran dar mi liquidació ayuda por favor.

    ResponderEliminar