martes, junio 13, 2017


 
                    EL ENSAYO DEL FRAUDE QUE VIENE


Tomás Oropeza Berumen

 


Las elecciones del domingo 4 de junio son la enésima demostración de que en México no puede haber un juego electoral limpio, porque las instituciones creadas por el Estado para impedir la compra de votos, relleno de urnas, acarreo de votantes y toda las chapucerías habidas y por haber para torcer la voluntad popular son solapadas por éstas. Tal es el caso del Instituto Nacional Electoral (INE) y de sus réplicas en las entidades.

El reciente proceso electoral en los estados de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz desde su origen y  desarrollo (campaña, votaciones y recuento de las boletas electorales)  estuvo marcado por el fraude. Fue una elección donde el PRI, tuvo en todo momento el apoyo del gobierno federal y estatal. Sobre todo en el Edomex, donde el candidato del tricolor Alfredo del Mazo,  hijo y nieto de gobernadores de esa entidad y además primo de Enrique Peña Nieto, recurrió a todo tipo de artimañas electorales para obtener un  muy dudoso triunfo  sobre la maestra Delfina Gómez, la candidata de Morena que según sus palabras “hizo temblar” al grupo Atlacomulco.

Y es que aún con todas las ventajas que da el poder del Estado, de los empresarios y narcos y la complicidad de las instituciones que en teoría deben garantizar la legalidad del proceso y hacen lo contrario,  la candidata de Morena les dio un tremendo susto y mostró el creciente hartazgo popular con el partido oficial que perdió el 50 por ciento de sus electores, respecto a los que tuvo hace cinco años Eruviel Ávila.

En Coahuila el PRI también “ganó” perdiendo el 38 por ciento de votos respecto a la elección para gobernador de 2011 y por primera vez en 88 años deja de ser fuerza mayoría. Y el PAN apoyado por Morena, PRD, PT y fuerzas locales exigen la anulación de la elección. Es claro que el PRI va en picada -el año pasado perdió en las elecciones en siete estados de doce-  aunque diga que ganó en edomex, donde Morena exige que se cuenten los votos casilla por casilla y el PAN, después del lamentable papel de porra protagonizado por Josefina Vázquez Mota, pide la anulación del proceso.

Es casi seguro que Del Mazo se quede en el gobierno y como su primo, empeore la situación de los mexiquenses asolados por la pobreza, el desempleo, los feminicidios y el narco ya que Morena parece haber renunciado a la movilización popular y continuará la lucha por la vía legal, en los tribunales corruptos de los que es iluso esperar justicia.

Está  en marcha un fraude mayúsculo rumbo a las elecciones del 2018, nadie lo dude aunque el INE antes de investigar lo ocurrido en edomex y Coahuila diga  que es descabellado pensar que hubo fraudes en esos comicios. El PRI seguramente seguirá su alianza con los partidos que le han servido para perpetuarse en el poder y con los que de facto le sirven para seguir empujando al país al precipicio neoliberal y entregar las riquezas nacionales a Estados Unidos, Canadá y China.

Por su parte AMLO anunció el domingo en el Congreso Nacional Extraordinario de MORENA que no se aliará con ningún partido del sistema (PAN, PRD, MC y etc) sino sólo con el PT, como si este no hubiera sido creado hace algunas décadas por los hermanos Salinas de Gortari para dividir el voto opositor.
Lo que resulta claro es que la clase trabajadores, campesinos, estudiantes, y todos los explotados no podemos esperar que nuestra emancipación venga de quienes hoy se disputan el control del Estado burgués. Sabemos que PRI, PAN, PRD, PV son enemigos del pueblo, sirvientes y miembros de la clase capitalista. Sabemos también que la democracia bajo el capitalismo es una máscara que oculta la explotación de clase y la dictadura del capital bajo la simulación de que todos somos iguales a la hora de votar.  Habría que preguntarse si el voto de los ricachones como Carlos Slim, o del mafioso Carlos Salinas, son iguales al de un desempleado, un estudiante normalista o un proletario. La respuesta usted la sabe.
Y por último no olvidemos que el pasado 10 de junio se cumplieron 46 años de aquel jueves de Corpus de 1971 cuando porros entrenados por el ejército, obedeciendo órdenes del presidente  Luis Echeverría Álvarez, dispararon contra cientos de estudiantes politécnicos y universitarios en la calzada México - Tacuba en la capital mexicana, masacrando a decenas de ellos.

Y a 46 años de aquella masacre las estudiantes de la Normal Justo Sierra en Cañada Honda fueron reprimidas junto a los normalistas de Tiripetío, Michoacán que les brindaban su apoyo,  por la policía del estado de Aguas Calientes, con saldo de varios heridos. Tampoco olvidemos cegados por la pestilente bruma electorera que siguen sin aparecer 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, Guerrero. Y que todos los responsables de estos atropellos, viejos y recientes, no han sido castigados.

martes, mayo 16, 2017

EL MAESTRO LUCHANDO CONTINUA ENSEÑANDO

Resultado de imagen para marchas del 15 de mayo 2017
Tomás Oropeza Berumen


(Taller de Economía del Trabajo de la Facultad de Economía, UNAM)

A casi 5 años de que Enrique Peña Nieto logró que un Congreso espurio, resultado de las fraudulentas elecciones de 2012, aprobara la Reforma Educativa, que como denunciaron en su momento los maestros, es una reforma laboral para despojarlos de su base y privatizar la educación básica, el pasado 15 de Mayo, Día del Maestro, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación llevó a cabo una jornada nacional de lucha por su abrogación; la presentación de los 43 estudiantes de Ayotzinapa secuestrados por el Estado y la reinstalación de 500 profesores despedidos.

Miles de docentes se manifestaron por las calles de todos los estados del país y en la CDMX contingentes de entidades tan lejanas como Durango, Sonora o Yucatán marcharon desde el Auditorio Nacional hasta la Secretaría de Gobernación junto a los mentores de Michoacán, Guerrero, Chiapas y Oaxaca portando enormes mantas con los rostros de los maestros rurales Arturo Gámiz de Chihuahua, los guerrerenses Genaro Vazquez y Lucia Cabañas y el mexiquense Misael Núñez Acosta, fundador de la CNTE asesinado por ordenes de la charra Elba Esher Gordillo en enero de 1981.

Vigilados por miles de morenos robocops del policía Jefe de Gobierno del ex DF y aspirante presidencial Miguel Ángel Mancera, respirando el venenoso aire potenciado por la enésima contingencia ambiental y un calor sofocante los hombres y mujeres dedicados a la enseñanza pero ahora criminalizados por la prensa, llevaban pancartas exigiendo la abrogación de la reforma ordenada por el FMI; la renuncia de Peña Nieto , que la PGR presente a los normalistas de Ayotzinapa y justicia para el pueblo de Noxichxtlán, Oaxaca, masacrado por la Policía Federal. Curiosamente, a pesar de sus bajos salarios y del miserable incremento que les otorgó el gobierno de apenas 3.4 por ciento no se vieron pancartas ni oyeron exclamaciones demandando incremento salarial.

Después de un viaje de 36 horas varias maestras de Sonora, que sobresalía por su altura se desentumían caminando por Reforma cargando una manta en defensa de la educación pública y rechazando la reforma privatizadora ordenada por la OCDE. “Al rato tenemos que regresarnos y es una shinga el camino” me dijo una de ellas con una sonrisa de resignación.

También marchó Big Baby, un personaje idéntico a Patricio, el amigo de Bob Esponja en apoyo a los académicos que nos dieron ejemplo de tenacidad en una lucha que debemos apoyar todos si es que queremos mantener y mejorar la educación de millones de niños a cuyo nombre el petimetre titular de la SEP Aurelio Nuño imponen mediante la fuerza y la mentira el despojo del sistema educativo mexicano.

Los catedráticos de la UNAM, la UAM y el IPN brillaron por su ausencia, a pesar de que su situación laboral es precaria y sus salarios infames. Tampoco se vieron los estudiantes universitarios que ahora están en vísperas de exámenes y al parecer muy contentos, no obstante la inseguridad en la UNAM, donde el 3 de mayo fue asesinada la joven Lesby Berlín Osorio.

La marabunta magisterial arribó cansada pero combativa a las cercanías del Café Habana, donde alguna vez estuvieron cafeteando Fidel y el Che, según dicen. Pero no pudieron aproximarse al Palacio de Cobían, donde tendría que haberlos recibido el titular de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, también suspirante a la presidencia. Una muralla de acero chino lo impidió. Y fue después de varias horas que unos segundones recibibieron a una comisión de la CNTE para decirles que se fueran a negociar con los gobernadores de sus estados. Osorio se encontraba en Reynosa, Tamaulipas en una reunión urgente del Gabinete de Seguridad. Justo en el estado donde hace unos días fue asesinada la buscadora de personas desaparecidas Miriam Rodríguez y un poco antes la detención de un matón provocó bloqueos, balaceras e incendios que aterrorisaron a la población.

Y mientras los maestros acumulan coraje y energías para continuar la lucha, la noticia del asesinato de otro periodista, el sinaloense Javier Valdez, autor de Los morros del narco y de Narcoperiodismo, corresponsal de La Jornada en la patria chica del Chapo Guzmán y Rafael Caro Quintero, demuestra por enésima ocasión, el rotundo fracaso del gobierno de Peña en materia de seguridad y que a una década de la guerra contra el narco las cosas están peor.